Sexo con un camionero

Esto surgió como una idea en una previa con unas parejas amigas. Los que nos conocen saben de nuestros desafíos, nuestras apuestas y nuestros juegos, que, algunas veces podemos concretar dando lugar a muchas historias algunas divertidas, algunas aburridas, muchas muy calientes y cada tanto alguna malita, para que negarlo. Me incitaron mucho a que escriba a un libro con todas estas historias ya que consideran que hay abundante material. Pero la literatura no es lo mío así que me voy a limitar a relatar la historia de sexo con un camionero que tantos nos han preguntado.

Foto tomada minutos antes de tener sexo con el camionero

Veníamos con Alberto de regreso del fin de semana largo de Semana Santa. Paramos en una Copec (estación de servicio), a echar gasolina, pasar por los baños, refrescarnos un poco y comprar algo para comer y tomar. Ya eran como las 11pm y quedaba un trecho largo aun para llegar a Santiago. Mientras mi marido pasaba por el baño yo me quedé viendo que comprar; allí comencé a notar que un hombre me miraba insistentemente. Yo no pesqué y me fui a hacer la fila para pagar.. cosa muy difícil ya que no se porque se forman colas interminables. Y de repente, me doy cuenta que tengo al caballero atrás… unos 45 años, nada guapo, mas bien bajo, algo barrigón, ni un brillo. Me comienza a decir que son lentos atendiendo, que de donde era, a donde iba, ese tipo de cosas. Yo le preguntaba lo mismo y me contó que manejaba un camión y que tenía un largo viaje por cerca de Mendoza y que hace un día que viajaba y le quedaban como dos días más.

Haciendo un paréntesis, muchas veces salimos de viaje con la idea de hacer alguna locura en la ruta, con algún uniformado, mochilero o camionero, pero nunca había resultado nada. Esta vez me propuse que era una buena oportunidad. A esto Alberto ya se había dado cuenta y miraba la escena desde lejos. Le pregunte a Roberto, que así se llamaba el camionero, como hacía para no aburrirse tanto tiempo manejando. Me decía que ahora los camiones estaban muy bien equipados, aire acondicionado, buen sonido, reproductor de DVD, televisión, y que todo eso ayudaba a disfrutar el viaje. Y ahí me preguntó si yo había estado alguna vez en una cabina de un camión. Le dije que no, y me invitó a mostrarme como era… y para mis adentros dije ‘hummm’. Le dije que bueno, que me mostrara pero yo desde abajo y que tenía solo unos minutos porque estaba con una ‘amiga’ que había parado a echarse un sueñito.

Lee también: consejos para parejas nuevas en el cuckold

Nos fuimos caminando hacia el camión y Alberto iba siguiendo mis pasos. El caballero se subió al camión y yo me quedé escuchando la demostración desde abajo. Fue ahí que me tomó algunas fotos, que como estaba oscuro y lejos no salieron muy bien. Me insistía en que subiera pero yo quería que le costará un poco mas de esfuerzo. Finalmente miré a Alberto, me hizo una seña que estaba todo ok y subí. Me invitó un vasito de ron que tenía y conversamos de cosas tontas y en un minuto me estaba tocando las piernas. Me decía que yo era estupenda, que desde que me vio no podía dejar de mirarme y que jamás se imaginó que yo podría haber aceptado subir. Le dije que yo tampoco, mientras el se ponía más atrevido con sus manos. Yo lo dejaba hacer y miraba como se notaba lo duro que estaba debajo de su pantalón, el me llevó la mano y ahí lo sentí mas y eso me terminó de calentar. De ahí en más me sacó mi polera, mi sostén y me besaba la boca, los pechos, el cuello mientras yo trataba de liberar a su muñeco.

Cuando lo consigo me doy cuenta que era de largo normal pero de un grueso muy sabroso, comienzo a masturbarlo y el me baja mis pantalones y comienza a acariciarme por delante. Luego me baja la cabeza para que le hiciera sexo oral, yo desconfiaba que estuviera limpio pero por suerte parecía recién duchadito, así que ahí gano el resto de los puntos para que me entregue. Haciendo cuento corto, se puso un condón y comenzó a penetrarme primero encima mío y después me puso en 4. Allí terminé mi primera vez y cuando me puso encima de él para cabalgar, terminé otras 2 o 3 veces. Le pedí que terminara en mi cara (a Alberto le encanta que llegue con mi cara y pelo con semen) pero el me dijo que todavía no y que si podía entrar por atrás. Yo estaba muy caliente además que me gusta el sexo anal y le dije que si. Me puso nuevamente en cuatro y me penetró exquisitamente. Como era grueso me dolió un poco pero el placer que vino después fue inmenso. No se cuantas veces terminé pero fueron varias aunque el tipo no aguantó ni 5 minutos y salió, se sacó rápido el condón y termino más en mi ropa que estaba desparramada en el piso y en mi pantalón que no llegó a sacármelo completo, que en mi cara, pero rico igual.

Me pidió mi número de celular cosa que hice sin olvidarme equivocarme algún número, me vestí y bajé. Otros camioneros que estaban ahí me vieron y uno me hizo señas de que quería contratar mis servicios… no pesqué y me fui. Alberto estaba excitadísimo pero en el auto no se podía hacer mucho así que tuvimos que esperar hasta llegar a Santiago.

Seguramente el pensó que yo caí en sus redes, pero no sabe que el cayó en las nuestras, aunque seguramente no la pasó mal. Además ambos sabíamos que pasaría si yo aceptaba subir y creo que para el también fue una experiencia positiva. Y para nosotros fueron unos 30 minutos muy calientes y digno de nuestras aventuras.

Esta historia fue escrita por twitter.com/fabiolitam1

1 thought on “Sexo con un camionero”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *