Infiel a su marido

Soy originario de la ciudad de Salina Cruz, Oaxaca; los que sean de aquí sabrán que en esta ciudad las mujeres se hacen las muy santitas; acabo de cumplir 29 años, soy medio llenito, medio gordito, no me considero muy guapo. La chica en cuestión tiene 30 años, y esta casada con un güey que es urbanero, por esa razón no me le había aventado tanto.

Mujer infiel a su marido
Mujer infiel

Ayer en la tarde, salí a correr como es mi costumbre, cuando venía de regreso a mi casa me marca la chava y empezamos a platicar normal, me pregunto que hacía y yo le dije, “aquí ando por el túnel ya voy a mi casa, y tú?” ella me dijo que andaba en el centro, yo le dije “pues si andas en el centro por que no vienes a la playa, vamos a correr ahí” (hasta el momento yo no tenia malas intenciones) y de la nada ella me dice no, “porque mejor no vienes a mi casa a las 10 de la noche, a la hora que mis hijos ya se durmieron”. Yo me quedé sacado de onda, nunca una mujer me había invitado a su casa y menos siendo casada, el caso es que llegue donde vivía a la hora que me dijo.

Infiel a su marido mientras él trabaja

Los que son de Salina Cruz sabrán que la mayoría de las colonias de la ciudad son en partes altas, su casa estaba en la parte más alta de un cerro, pasando varios callejones oscuros (así como para que me asaltaran y yo ni en cuenta) pero pues la calentura es la calentura, llegue a su casa y acababa de dormir a sus hijos, empezamos a platicar y me llevó al cuarto de servicio, ahí la empece a besar, ella se empezó a hacer la que no quería pero bueno, para que le dices a un hombre que vaya a tu casa a las 10 de la noche si no es para coger.

Contenido cuckold en el canal de Telegram, UNETE

Empezamos a hacerlo y estábamos los dos a mil, las mujeres casadas son las más ricas, porque aparte de la adrenalina de estar haciendo algo prohibido saben moverse bien rico, tan rico se movía la chava que me hizo venirme bien rápido, descansamos un poco y le dije que me lo empezará a mamar, mientras ella hacía eso yo la estaba masturbando con mis dedos, no les voy a mentir, le metí todos los dedos hasta parte de la mano en su vagina y ella empezó a gemir bien rico, no aguanto más y se empezó a venir, ahí es donde la verdad me sorprendí, nunca había conocido a una mujer multiorgasmica, fácil fácil la chava se vino como unas 15 veces, la cama la dejamos oliendo a sexo, y bien mojada por sus jugos. Termine en su boca y me dijo “ya vete porque ya casi llega mi marido del trabajo”.

3 thoughts on “Infiel a su marido”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *