El masajista

Al primer año de casados mi mujer ya me puso los cuernos con su amigo del trabajo y me enteré por su compañera envidiosa a la que nadie se quería coger. Le dije que si era cierto y me lo negó al principio, pero era muy evidente porque de un día a otro cambio las panties deportivas por las de encaje, además de que teníamos sexo duro todos los días y ella parecía que cerraba los ojos pensando en el, en aquel tiempo me hice adicto a leer relatos x en internet.

Mi esposa y sus compañeros de trabajo

Tiempo después cambió de trabajo, siempre en el mismo ambiente (educación) y como en la mayoría de los colegios los profesores de educación física son hombres era inevitable que se la vuelvan a coger, lo que pasó solo 6 semanas después, ella volvía del trabajo, se cambiaba e iba al gimnasio, pero en realidad iba a coger con el corneador nuevo. También sospeche por que en varias oportunidades me di cuenta que llegaba mojada de abajo, sus leggins estaban húmedos, yo le preguntaba y ella decía que la bicicleta de spinning le excitaba mucho y terminabamos cogiendo, pero en realidad me estaba cogiendo a mi mujer de segunda mano. Hasta que en una oportunidad encontré su teléfono con fotos.

Mi esposa mamandosela a uno de sus compañeros de trabajo

Ahí la encare y le dije que me cuente todo. Le pregunte si no le satisfacía y me respondió que la pasaba rico conmigo, pero que ella siente necesidad sexual casi todo el día, le pregunté cuantas veces ocurrió, y me preguntó “con este último?”, “Este último?” reaccione yo y ya me empecé a sentir raro (como excitado), me dijo sí, desde que estaba en el instituto me di cuenta de que me gusta el sexo sin necesidad de sentir amor. Entonces empezó a enumerarme las personas con las que estuvo, desde la secundaria que fuimos novios, con 12 personas… Yo temblaba por la adrenalina que sentía, le pedía detalles, y cuando me di cuenta que ella estaba cómoda contándome todo ya se la pele para que me la jale mientras me contaba el detalle persona por persona, me confirmó dos de los que sospeche, que fue con los dos en mi casa.

El masajista… y un final feliz

Luego le dije que la quería ver con alguien, que ella me diga con quien y que yo quería ver, ella se negó por que con todos con los que cogía eran compañeros de trabajo, amigos o gente que conocíamos ambos. Entonces se me ocurrió buscar en los periódicos clasificados, encontramos un masajista, lo llamamos, nos dio la dirección, y fuimos un sábado en la tarde, adivinen que? Era un gimnasio lleno de gente.

Canal cuckold en Telegram

Pasamos a una sala, nos dio una toalla para ella y nos dijo que nos daba unos minutos para que se ponga la toalla y pase a la camilla, nos quedamos solos, le saque el short y la remera, se puso la toalla y subió a la camilla, volvió el masajista y como vio que tenía tanga y sostén se los quito y empezó… Desde ahí no hubo retorno, se la cogió toda aceitada y a pelo, me encantó esa experiencia y ni que decir a ella.

8 thoughts on “El masajista”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *